SUSCRIBASE
Reciba mensualmente
“Temas de Planificación”
(por email, sin cargo)

« VOLVER al inicio
Temas 141
Por: Lic. María Emilia Chamosa*

FORMACIÓN EN LA EMPRESA DE FAMILIA: ¿CUÁNDO, CÓMO, PARA QUÉ?

“Ninguna organización es mejor que la gente que trabaja en ella”. Este es el fundamento principal para definir un proceso de formación en una empresa Pyme. Porque, para seguir siendo competitivos, es necesario que la gente que se desempeña en la empresa esté preparada de la mejor manera posible.

¿Por qué hay que formar a los integrantes de la empresa?

  • Porque cada vez hay más competencia, más información y más alternativas.
  • Porque la innovación, en el comercio, los servicios y la industria, es permanente, lo que obliga a no quedarse atrás.
  • Porque el cliente es cada vez más exigente.
  • Porque repercute en el futuro de la empresa, dado que la formación de sus integrantes permiten consolidarla.
  • Porque hoy no basta con la intuición. Es necesario un abordaje profesional de cada tema.

¿Cuándo se determinan las necesidades de formación?

Normalmente, en el marco de la evaluación de desempeño, o en la propia descripción de cada puesto de trabajo, se advierte la distancia entre lo que las personas naturalmente están dando, y lo que la empresa requiere de ellas.
Esa observación no debería quedar archivada en un cajón, sino que es el punto de inicio para encarar un proceso de formación. 

¿Cómo es la secuencia de un proceso de formación?

Cuando decimos “definir”, la pregunta es: en qué área deben formarse, y cuáles son los alcances generales de esa formación: qué es lo que se quiere que ocurra, una vez que la formación se haya realizado.

Planificar es fijar las metas de esa formación, y los pasos para lograrlas.

El tercer paso consiste en encarar la formación efectivamente.

El cuarto paso es evaluar.

Y, visto desde los responsables del proceso, toda esta secuencia debe ser permanentemente monitoreada, para generar las modificaciones que resulten convenientes en relación a los objetivos planteados.

¿Cuáles son los beneficios? (el para qué)

  • Mayor identificación con la cultura organizacional.
  • Consecuentemente, uh mayor retorno de la inversión
  • Mejora en la productividad
  • Mejora en el clima laboral.
  • Alineamiento con los objetivos de la empresa.
  • Promueve la innovación, la creatividad y la disposición para el trabajo.
  • Permite una mayor fidelización, tanto de los clientes como del personal

*María Emilia Chamosa es Licenciada en Relaciones Laborales, integrante de CAPS Consultores.

   
CAPS Empresa & Familia Consultores: caps-empresas.com.ar Protocolo Familiar CAPS Heredantes Consultores: caps-heredantes.com.ar CAPS Exiting Consultores - dejar la pyme: exiting.com.ar CAPS Parejas Consultores: caps-parejas.com.ar
Buenos Aires, República Argentina - Tel.: (54 11) 4371-3232 - comunicaciones@caps.com.ar