El recambio generacional en tiempos de incertidumbre

 

A partir de la pandemia, el mundo es otro. En la incertidumbre de esta nueva realidad se adelanta el proceso de traspaso generacional en las Pymes, sean familiares o no.

Hoy vamos a tomar como ejemplo la empresa fundada por Aníbal F. hace 35 años.

El éxito de la empresa se sustentó en un liderazgo muy personalista, bajo un sistema de supervisión directo en el día a día y con  personal que mantuvo sus rutinas de trabajo a lo largo de los años,  cumpliendo directivas.

Hoy la organización está en una profunda crisis, ya que nada funciona como antes.

La falta de presencialidad completa ha desmoronado el viejo sistema de control. La comunicación funciona como un teléfono descompuesto, generando una espiral de conflictos entre las áreas, y una fuerte demora en todos los procesos administrativos.

Las rutinas históricas no se logran y a la incertidumbre se suman la desmotivación del personal y una significativa improductividad.

El mundo ha cambiado, Aníbal está grande, y viene una pregunta: ¿quién va a liderar la transformación de la empresa para no quedar fuera de juego?

La organización que comanda Aníbal desde 1995, hoy no existe en absoluto.

Porque en ella primó durante años el viejo lema: “equipo que gana no se toca”. Y ese equipo que durante años acompañó todos los logros de Aníbal ya no responde.

De pronto, el virus actúa como el “cisne negro”, y con la alteración de la presencialidad todo se desmoronó, y a la incertidumbre del afuera se suma ahora la desmotivación y la baja de productividad del adentro.

 

 

¿Y dónde está el piloto?

Ocurre que el piloto está grande, y ningún copiloto o siquiera azafata se fueron preparando para transformar este avión, y menos aún con semejante turbulencia.

Por las restricciones sanitarias, Aníbal el fundador debió quedarse en casa, y se enfrentó a una delegación forzosa de buena parte de sus funciones.

Sin embargo, no ha generado hasta ahora el reconocimiento formal de un nuevo espacio, de modo de que otros tomen la posta en la organización.

¿Cómo puede sumar al copiloto, a la azafata, o al estudiante de aviación? El gran desafío frente a la complejidad del contexto es iniciar un liderazgo de otro tipo.

 

El acuerdo entre generaciones

Todo proceso de transformación comienza por sus líderes.

La nueva generación entra en escena con el gran desafío de un liderazgo compartido entre ellos, en un tiempo de gran incertidumbre.

La clave está dada en los acuerdos entre generaciones.  

Por lo tanto, Aníbal debe liderar un acuerdo entre generaciones. Porque estos acuerdos permiten establecer un marco para una convivencia armoniosa, y son
clave para evitar conflictos que dañen a la organización y a su vez preservar el bienestar de las relaciones familiares.

 

 

Algunos aspectos claves a tener en cuenta:

  1. El liderazgo compartido en contextos disruptivos demanda un esfuerzo relevante para generar consensos sobre cómo se abordan los negocios. Claramente los fundadores viven su vocación empresarial de una manera muy diferente a las nuevas generaciones.
  1. La comunicación efectiva es vital para la organización. Informar de manera clara, directa y precisa a todo el personal sobre cuáles son los cambios organizativos trae como beneficio, bajar los niveles de incertidumbre y generar una fortaleza interna para avanzar en el proceso.
  1. El tiempo es un factor clave para que el proceso siga un curso exitoso. Frente a la situación actual de pandemia donde se generó un aceleramiento en los cambios, tenemos que comprender que la velocidad del entorno exterior no suprime las etapas del cambio generacional. Estas convivencias pueden requerir de mayor tiempo, y también hay que considerar, que en estos procesos se suma el factor profesionalización de la empresa.
  1. El proceso de traspaso generacional implica contemplar no solo cuestiones técnicas, u organizacionales, sino que demanda una mirada integral sumando aspectos económicos, legales y emocionales. El Protocolo Empresario-Familiar es la herramienta efectiva para lograr estos acuerdos.

El caso de Aníbal es la realidad de muchos empresarios que, en la búsqueda de una mejor posición estratégica del juego, se encuentran ante un paso trascedente en sus vidas, para la continuidad de sus empresas y el bienestar de sus familias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recomendar a un amigo:

Deja una respuesta